Un sistema inmunológico Fuerte, base para mantenerse saludable


El COVID-19 y el resfriado común se transmiten de persona a persona a través de las gotitas respiratorias o gotitas de flugge(Las microgotas​ o gotas de Flügge​ son pequeñas gotas de secreciones que se expulsan de forma inadvertida por la boca y la nariz al hablar, estornudar, toser o espirar. Su existencia e importancia fue demostrada en la década de 1890 por el bacteriólogo e higienista alemán Karl Flügge, de quien toman el nombre) de superficies contaminadas y por contacto directo.

Entonces, en temporadas de invierno debes aumentar los cuidados de ti mismo y de los demás, no solo del COVID, sino también de la influenza, la neumonía y el resfriado común.

Asegúrate que tu sistema inmunológico esté funcionando al máximo. Mi enfoque es ayudarte a construir una base inmunológica sólida para que no te enfermes por ningún virus y si llegara a darse, que puedas enfrentar mejor el cuadro de infección.

Un sistema inmunológico fuerte es la base para mantenerse saludable en general y debe ser una estrategia durante todo el año ... no solo durante la temporada de influenza, de lluvias, de cambios de temperatura. ¡Esta es, de lejos, la mejor prevención y protección!

Dado que más del 75% de tu sistema inmunológico vive en el tracto digestivo, tu intestino juega un papel clave en la capacidad de tu cuerpo para defenderse de las infecciones. Es imperativo que su intestino esté en óptimas condiciones de funcionamiento.

Signos de que tu intestino necesita atención: gases, hinchazón, estreñimiento, diarrea, acidez, intolerancias alimentarias, comida no digerida en las heces, sensación de cansancio o letargo. Si te enfermas mucho, esto es absolutamente imprescindible.

Sigue una dieta que estimule el sistema inmunológico. La comida es medicina o la comida puede ser la que genere muchas enfermedades. Lo que es bueno para tu amigo puede no serlo para ti. Este enfoque se denomina Medicina personalizada o bio-individualidad y es así como abordamos todas las decisiones de tratamiento a través de la lente de la Medicina funcional en la consulta de la Dra Lorena Gaviria.

Minimiza los alimentos inmuno-supresores, como el azúcar, los alimentos procesados, los carbohidratos refinados, los alimentos fritos, los aceites vegetales, cualquier cosa artificial y el alcohol.

Maximiza las verduras, las frutas, el aceite de oliva, los cereales integrales, las nueces, las semillas, los alimentos fermentados y las grasas saludables, como el aguacate y el salmón silvestre.